PARTE 8: CLAN DE ROVERS

PARTE 8: El Final.

La noche caía en el Asilo e Isabella y Mateo visiblemente emocionados llegaban al final de la narración del “Proyecto Ave Fénix”, habían platicado durante algunas horas lo que se había realizado en el año 2020 con los Rovers en México, manteniendo el Espíritu Scout en alto y a los Jóvenes trabajando desde sus casas.

Era tiempo de narrar la última semana del Proyecto, semana en la cual se buscó reforzar la seguridad de los Rovers, sus familias y vecinos, creando consciencia en temas tales como Bulling, He For She, disminución de riesgos, etc. 

  • Mateo, ¿te acuerdas como trabajamos esa semana para conocer las políticas que la Asociación tenía para protegernos?, pregunto Isabella, mientras sacaba un album con todas las cartas y proyectos realizados.
  • Como he de olvidarlo, comento Mateo, el poder ver que la ASMAC contaba con políticas que nos protegían fue espacial para nosotros, además, si mal no recuerdo, también generamos actividades para nuestra propia seguridad al regresar a la famosa “Nueva Normalidad”.

Oigan y durante todo este tiempo que duró el Proyecto Ave Fénix, ¿Quiénes los apoyaron?, pegunto una joven que había escuchado atentamente la plática.

Mateo e Isabella se voltearon a ver e hicieron una pausa por algunos segundos, fue Isabella la primera que hablo rompiendo el silencio.

  • El proyecto Ave Fénix no habría sido posible sin en el apoyo y seguimiento de Nuestro Jefe Scout Nacional, él nos impulsó y motivó durante estas semanas, ¿o no Mateo?
  • Mateo respondió de forma inmediata; si, pero no olvidemos que también recibimos todo el apoyo de la Red Nacional de Jóvenes y de la Dirección Nacional de Métodos Educativos a través de la comisión Nacional del Programa de Jóvenes.
  • Isabella asintió con la cabeza y comentó, pero quienes realmente hicieron posible que el Proyecto fuera todo un éxito, fueron todos y cada uno de los Rovers que nos apoyaron con las actividades y nos acompañaron durante 8 largas semanas, sin ellos hoy no estaríamos aquí platicándoles todo lo que hicimos durante la Pandemia.

La noche había llegado y era tiempo de ir a descansar, uno a uno los jóvenes que durante horas habían escuchado las historias narradas por Isabella y Mateo se fueron poniendo de pie; “Dame señor un corazón vigilante…” alguien exclamó desde el fondo del salón y todos al unísono respondieron, “que ningún pensamiento vano me aleje de ti”, mientras hacían la seña Scout en Honor al trabajo y dedicación que en el 2020 habían realizado Isabella y Mateo, poniendo en alto el lema del Clan Rover “SERVIR”.

Regresa a la página principal

0 Shares